No es vandalizando como todo mejora

Las mejoras se hacen con solidaridad

Bogotá vivió hace un par de semanas una ola de violencia callejera por cuenta de los abusos policiales contra ciudadanos, que por supuesto deslegitiman una fuerza necesaria y útil como la Policía en una sociedad como la que tenemos hoy.

Sin ahondar en el tema de los abusos de la policía, vale la pena referirnos a la reacción de grupos de personas en contra del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) de Bogotá.

Quemar buses, apedrearlos, dañarlos, pintarlos o hacerlos objeto de la posible rabia ciudadana es un pésimo mensaje para la sostenibilidad de la ciudad, de su sistema integrado de transporte público y de las nuevas generaciones que ven impávidas, y aún sin entender, la violencia que algunos ejercen contra los buses de servicio público.

No es vandalizando como todo mejora. Las mejoras en la sociedad y en el sistema se hacen a partir de la solidaridad. Las quejas sobre la operación del transporte público o sobre lo que pasa en la ciudad no deben canalizarse ni expresarse con violencia.

Esta es solo la expresión de una masa conformada por ciudadanos que no se saben contener, que no conocen límites y que en su vida personal, familiar o de pareja deben tener comportamientos similares de incontinencia verbal o física. Probables maltratadores de los más vulnerables.

Desbordarse en el comportamiento social hacia acciones no prosociales como el vandalismo contra los buses de Bogotá revela el poco valor que tiene para los violentos el sistema de transporte público o la organización social.

Si el valor fuera alto, la pretensión sería de cambio alrededor de la pregunta: ¿Cómo mejoramos está situación, institución, comportamiento policial? En lugar de arremeter contra el sistema de transporte.

Condenar públicamente o en familia el vandalismo es parte de la tarea. Ese vandalismo y violencia que muchas veces se vuelve cotidiano contra las señales de tránsito, contra los niños y las niñas, las mujeres o los más viejos.

Agredir lo público es hacerlo contra lo que es de todos. Y los buses llevan y traen ciudadanos diariamente a sus actividades cotidianas. ¿Qué valor social hay en perjudicarlos?

La cultura vial comienza en casa, sigue en la calle y termina en las expresiones sociales en el sistema de movilidad.

Esa cultura, si se puede llamar así, del vandalismo, no nos representa.

Expreso mi solidaridad con el sistema de transporte público de Bogotá.

Un comentario en “No es vandalizando como todo mejora

cologuille

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s