La cotidianidad de un lunes festivo

CalendarioAmo los lunes festivos. Primero, porque prolongan el descanso del fin de semana. Segundo, porque la movilidad en las ciudades y en los municipios es diferente a la de un día típico de entre semana. Tercero, porque los ritmos de vida de las personas también cambian. Cuarto, porque los lunes festivos son sencillamente fantásticos, excepto porque al caer el día son el preámbulo del martes laboral.

En un lunes festivo la gente que normalmente sale a trabajar está descansando, caminando, paseando, haciendo cosas que cotidianamente no hace. Y ello cambia también los patrones de movilidad. Tanto de la gente como de las ciudades. No hay estudiantes. Y trabajan únicamente quienes deben cumplir con turnos o tienen trabajos profundamente esenciales como la policía, los operarios de fábricas que no paran, el personal de vigilancia privada y los proveedores de productos y servicios relacionados con los sectores de recreación, transporte, comidas, salud y servicios públicos. Continue reading La cotidianidad de un lunes festivo

Envueltos en sus confortables cabinas

zona escolar

Zona 30 (Foto: Guillermo Camacho Cabrera)

Envueltos en sus confortables cabinas, van con un pie en el acelerador y otro en el embrague, si hay caso, listo para pasar al pedal del freno. Para reaccionar en caso de emergencia, así la física diga lo contrario y sea demasiado tarde.

Son típicos. Imprudentes y temerarios. Pasan a más de 50 Km/h por las zonas de 30 km/h, asemejando a analfabetas que no saben leer la señalización. No les interesa nada más que su propio bienestar. Sin importar el otro, sin mirar al otro, sin compadecerse por el otro. Continue reading Envueltos en sus confortables cabinas