El podio de los imprudentes

El podio. (Concepto y collage: Byron Naranjo, con imágenes de la web)

Por: Byron O. Naranjo Gamboa
14/05/2022
Desde Ambato – Ecuador

Los percances que ocurren en las vías, usualmente son endosados a la actitud imprudente de los actores viales, sean estos peatones, automovilistas, ciclistas, agentes de control, comerciantes informales u otros. Aunque son varias las circunstancias que provocan los siniestros viales, como las fallas mecánicas por ejemplo, esta vez nos enfocaremos en la imprudencia como agente nocivo  de la cultura vial.

La imprudencia no solo es una actitud displicente ante los acuerdos sociales y las normativas que rigen el convivir de las personas, es el deterioro de la sensatez y el buen juicio que deberían prevalecer en los seres humanos como manifestación de respeto a las libertades de los demás; sin embargo, en las calles hay cada vez menos espacio (si es que lo hay) para un proceder recatado, porque impera la ley del que más grita, del que más chilla o del que más pita.

Ubiquémonos en una avenida concurrida de alguna ciudad, en la denominada hora pico u hora punta como también se conoce al momento de mayor congestión vehicular, y observemos el proceder de las personas en esos espacios y en esos periodos, sobre todo de los conductores de vehículos; se asemeja a una versión deteriorada de la teoría de Darwin, porque ahí no se percibe que los mejor adaptados desplazan a los menos adaptados, sino que son los más desadaptados los que quieren todo el espacio para ellos solos.

Continue reading El podio de los imprudentes

Gentes, agentes y regentes: alguien tiene que desobedecer

Foto: Pexels – Pixabay

Por: Byron O. Naranjo Gamboa
13/04/2022
Desde Ambato – Ecuador

La vida en sociedad pende de ciertas pautas que tienen el propósito de controlar procedimientos, en unos casos, y de reconocer derechos en otros; y en este ejercicio de ida y vuelta aparecen los interminables conflictos entre personas a los que el marxismo calificó como lucha de clases.

Si bien esas tensiones son las generadoras de cambios significativos en la humanidad (eso dice la teoría), en lo que a la cultura vial se refiere todavía no han sucedido hechos que se los pueda catalogar como detonantes para una reacción favorable a la convivencia entre quienes comparten un mismo espacio. Cada actor vial asume su rol, es decir actúa de acuerdo a las circunstancias sin percatarse que puede hacer algo más que cumplir con una normativa.

Continue reading Gentes, agentes y regentes: alguien tiene que desobedecer

Tenemos que creerlo, tenemos que lograrlo

Imagen: JacksonDavid en Pixabay

Por: Byron O. Naranjo Gamboa
27/12/2021
Desde Ambato – Ecuador

Cuando parece que todo está marcado por un proceder inconsciente al que muchos lo llaman destino, asoman circunstancias que nos conducen a los espacios de intervención inmediata, para realizar acciones concretas que permitan evitar el deterioro social.

Esta ocasión fijamos la mirada en una porción de la lista indignante e incompleta con la que Jorge Enrique Adoum forjó su “Declaración (múltiple) de rencor (urbano)” y lo hizo bajo el epígrafe de: Otras Señas Particulares, con las que describía la idiosincrasia de los ecuatorianos, y que, de alguna manera, retrata a una buena parte de Latinoamérica.

En lo relativo a los actores viales, que es nuestro grupo de interés, tomó en cuenta a los agentes del orden, conductores de buses, taxis y motocicletas; vendedores informales y, por su puesto, a las autoridades que no podían quedarse al margen de su punzante relato.

Continue reading Tenemos que creerlo, tenemos que lograrlo

Alterar la lógica

Imagen de anncapictures en Pixabay

Por: Byron O. Naranjo Gamboa
21/06/2021
Desde Ambato – Ecuador

La educación vial, que es la generadora de insumos y prácticas para la gestación de la cultura vial, ha heredado las hechuras tradicionales con las que se transmiten los conocimientos en los procesos de educación formal. Pero esa manera de transmitir conocimientos no alcanza para lograr cambios significativos, porque siguen siendo acciones derivadas del paradigma estímulo – respuesta, que casi automatiza las reacciones como en el ejercicio desarrollado por Iván Petróvich Pávlov, que trató con perros a los que se les anunciaba el momento de la comida mediante un sonido.

Las semillas de los modelos pedagógicos creativos no alcanzaron a germinar ante la arremetida de la información que, por ser tan extensa, es difícil digerirla, procesarla o aplicarla por quienes se alimentan de ella que, en el mejor de los casos, solamente la organizan y la archivan para ver si en algún momento sirve para algo.

Continue reading Alterar la lógica