Alexis Bohórquez (Motociclista)

“En Colombia hay dos justicias”

Por: Guillermo Camacho-Cabrera

Alexis Bohórquez Rubio es un motociclista consumado, miembro del Club de motos que hace un año vivió en carne propia el siniestro de tres de sus compañeros atropellados y muertos por un conductor borracho, Juan Carlos Varela Bellini, en la vía a La Calera, en las afueras de Bogotá. Un año después, Alexis y algunos compañeros de Club, acompañaron a las familias de las víctimas de Fabio Salamanca, otro conductor borracho que en su camino dejó a dos ingenieras de sistemas muertas, Ana Torres y Diana Bastidas, y al taxista Holman Iván Cangrejo gravemente herido. Hoy, Alexis ve como la historia se repite, habla de las dos justicias que hay en Colombia y aboga porque conducir borracho sea considerado un delito en el país.

Alexis Bohórquez (foto: cortesía)

Alexis Bohórquez (foto: cortesía)

Alexis, usted es miembro de un prestigioso Club de motociclistas de Colombia y acompañaba a la caravana de motos que el 7 de julio de 2012 fue arrollada por un conductor borracho en la Vía a La Calera, saliendo de Bogotá. Le propongo que conversemos de usted, de su Club y de las vivencias alrededor del siniestro que le quitó la vida a tres de sus compañeros.

¿Hace cuánto tiempo es motociclista?

Hace cinco años.

¿Qué lo motivó y lo sigue motivando a ser motociclista?

La sensación de independencia y la comodidad que brinda la máquina. Además, la aventura de conocer nuevos lugares y la gente de cada sitio, que siempre es diferente. Yo creo que no me di cuenta en toda mi vida de que aún cuando yo no tenía moto, ya era motociclista. Esto es una pasión y una forma de vida.

Háblenos del Club al que pertenece.

Nuestro club se denomina VTM Custom Club Colombia, pertenecemos a la categoría Custom de un gran Club de moteros de Colombia y en el cual se cuenta con varias de ellas, entre otras como la de alto cilindraje, la de bajo cilindraje, la de las mujeres que se llama Atheneas y otras; nos regimos bajo normas de manejo y de comportamiento personal bastante explícitas y estrictas. No podemos ingerir alcohol ni otra sustancia mientras estamos rodando, así como tampoco podemos trasgredir normas de respeto y convivencia que alteren el funcionamiento del grupo so pena de ser expulsados.

La importancia del grupo a nivel personal se la da cada miembro, en su mayoría, pertenecer al mismo es la oportunidad del encuentro semanal con los amigos y el disfrute de la aventura de una forma segura, siempre en compañía de amigos en la carretera; es un estilo de vida, allí no hay estratos sociales ni diferencias de credo, todos tenemos dos ruedas.

¿Con cuántos afiliados cuenta y cuáles son sus actividades?

En la actualidad, solo en nuestra categoría, contamos con más de 250 afiliados en nuestra comunidad. Desarrollamos actividades sociales de apoyo a obras benéficas como los orfanatos y ancianatos del país, vamos a visitar estos lugares con nuestras motos, reunimos donaciones entre nuestros miembros para llevarlas allí y compartimos con las gentes que albergan estas instituciones. También hemos visitado instalaciones que ayudan a jóvenes en estado de drogadicción y alcoholismo y visitamos instituciones educativas en los días de fiesta. También acompañamos a las autoridades de las poblaciones que nos invitan para ser participes de fiestas patronales y otros.

Nuestro club se reúne semanalmente para rodar un rato dentro de la ciudad y los municipios aledaños, para comer algún plato típico, conversar sobre el desarrollo del grupo y planear nuestras salidas dentro y fuera de la ciudad.

¿Qué recuerda que sucedió el 7 de julio de 2012?

La tragedia. Atendiendo una invitación de las directivas del club, nos pusimos en ruta rumbo al municipio de La Calera para visitar El Pueblo Fantasma, ubicado en la Vereda Siberia de ese municipio. La invitación se extendió a todas las categorías y a otros clubes de la ciudad; además nos acompañaban en la caravana algunos clubes de autos, pero en la última curva, antes de la llegada a La Calera, un Mercedes Compressor conducido por un borracho embistió a la caravana de motos y asesinó a tres de nuestros compañeros. Era un sábado como a las 9:30 de la noche.

Los que íbamos adelante nos salvamos del fatídico encuentro por cosa del destino, pero realmente nosotros nos cruzamos con el auto asesino primero que ellos. La caravana se partió en dos, pues los cadáveres quedaron esparcidos en la vía y la policía cerró la carretera. Los que quedamos en el pueblo no podíamos volver a la ciudad y los de atrás nunca pudieron llegar al pueblo; luego vino el absurdo manejo de la policía con el procedimiento de la captura y la cadena de custodia de los autores, y la clara intención de sacar al conductor del pueblo sin hacerle la prueba de alcoholemia. Un sinfín de errores de procedimiento que se dio a conocer al público en los días posteriores a través de medios periodísticos públicos y privados. Finalmente, la policía nos condujo a la ciudad hacia las cuatro de la mañana del siguiente día.

Usted asistió la noche del 19 de julio con algunos de los miembros de su Club a la vigilia convocada para que haya justicia en la muerte de Ana Torres y Diana Bastidas y en las lesiones del taxista Holman Iván Cangrejo, cuyo vehículo fue colisionado por el Audi que conducía en estado de ebriedad Fabio Salamanca el día 11 de julio de 2013. Usted comentaba que la situación parecía calcada de lo que sucedió hace un año con sus compañeros. ¿Por qué lo dice?

Las dos situaciones tienen elementos idénticos: un carro costoso causante de las muertes, sus conductores totalmente ebrios, los dos son jóvenes, las victimas totalmente inocentes, las maniobras para evadir el normal proceso legal, la ausencia del asesino en los estrados judiciales, la familia de los causantes en los medios diciendo que ellos no se van a escapar, mientras pasan los días. Realmente es la misma historia.

En su condición de ciudadano que vivió de cerca un siniestro vial, ¿qué piensa de las diferencias entre un victimario acomodado, con dinero, poder e influencias y un victimario sin comodidades ni dinero, que conducen ambos borrachos por las calles?

Es como querer dar un grito pero no se puede. Por desgracia no se necesita investigar mucho para comprobar que aquí el dinero compra conciencias y muertos; en nuestro caso, el asesino bajó del Compressor diciéndonos que “dejáramos el escándalo” que “tranquilos” que él “pagaba todo” y que “frescos” que él tenia dólares en la casa y que ya llamaba “para que le trajeran otro auto”, pero ¿usted se imagina lo que nos pasaría a cualquiera de nosotros si por accidente rayamos un carro de esos en cualquier vía pública? Es claro, en este país hay dos justicias, dos leyes: la que está escrita y es rígida e inviolable para los pobres y la que se manipula, se burla, se tuerce y se compra por los ricos. Pregúntese usted ¿por qué después de tantos días no se le ha dictado una orden de captura a este señor Salamanca? ¿Dizque por que tiene estrés? Eso es un absurdo. Si fuera un muchacho pobre le quitarían el estrés con uno que otro golpe de bolillo y ya estaría en el agujero más infame de cualquier cárcel del país, esperando un año a que le dictaran la orden; no como el asesino de nuestros amigos que está en la comodidad de su mansión viviendo la experiencia de la prisión domiciliaria.

¿Cree que la conducción en estado de embriaguez en Colombia debería ser elevada a la categoría de delito?

Definitivamente, pero mientras la clase política del país siga incurriendo en ese mismo delito no será posible que eso suceda. Aquí ellos no quieren que eso suceda por que como ellos son los primeros en cometer de manera frecuente esa misma falta, es natural que no tengan interés en legislar en ese propósito. Se debe reconocer que esto es un problema social que día a día está arrebatando vidas inocentes en todas las calles del país, las cifras hablan por sí solas. Esto se debe enfocar como un problema real con  consecuencias nefastas para las familias de las víctimas. Recuerdo las declaraciones del Representante Navas Talero hace unos días en las que decía que esto no puede ser catalogado como un delito porque quien lo cometiera estaría impedido ante la posibilidad de los ciudadanos de bien de poder ejercer cargos públicos. Qué descaro.

¿Cuál fue el impacto del siniestro vial que vivió su Club? ¿Qué significó?

El daño emocional es absolutamente irreparable. Nunca volvimos a La Calera; solo lo hicimos cuando se cumplió el año y subimos a ofrecer una misa por ellos; hemos seguido adelante tratando de guardar el recuerdo. Algunos de nosotros, reconociendo la pérdida, hemos apoyado varias marchas y actividades en torno al tema de manejar ebrios, pero en el fondo sabemos que mientras los políticos no tomen en serio el problema o, mejor dicho, mientras ellos no sean víctimas de un chofer borracho, será muy difícil que aquí esto cambie. Es una pena, pero la realidad es esa.

¿Tiene algún mensaje para los conductores de automóviles y motos en Colombia?

Manejar siempre a la defensiva, no mirar solo a quien está adelante o atrás sino también al que está más adelante y más atrás. No olvidar que en casa debe haber personas que amamos y que esperan vernos al final del recorrido. Nunca jamás pensar en manejar con un solo trago de alcohol en la cabeza; si se decide beber un trago, por ejemplo, yo siempre le doy a guardar mis llaves a alguien de confianza y lo otro es solamente orar, orar mucho y cada día para que un infeliz irresponsable de estos asesinos no cruce nunca mi camino ni el camino de las personas que yo quiero.

2 comentarios en “Alexis Bohórquez (Motociclista)

  1. Si estás preocupado por las altas tasas de victimas causadas por los accidentes viales en Colombia, puedes iniciar una petición en Change.org. Inicia una campaña, sumar apoyos y logra los cambios que quieres; en Mar del Plata, Argentina, Guillermo Gonzalez, logró que se instalaran reductores de velocidad como medida de prevención a los accidentes de tránsito vehicular. Como este ejemplo existen cientos, anímate y empieza a generar los cambios que quieres ver.

cologuille

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s