El interés particular

Instalación artística en el aeropuerto de Bogotá (Foto de archivo: Guillermo Camacho Cabrera)

Bogotá afronta este 23 de octubre de 2017 una nueva protesta, esta vez protagonizada por algunos taxistas de la ciudad liderados por Hugo Ospina, quien se ha caracterizado por sus posiciones beligerantes en el gremio.

La afectación de la protesta es para toda la ciudad. Se convoca de labios para afuera pacífica pero en realidad incluye tachuelas para pinchar llantas de vehículos regadas en algunas vías de la ciudad, bloqueos con taxis en calles y avenidas, agresiones contra servidores públicos y contra taxistas que sí quieren prestar su servicio sin estar de acuerdo con el paro. Adicionalmente en algunos corredores los taxistas inconformes transitan despacio en caravanas grandes o pequeñas, en lo que se conoce como operación tortuga.

Todas estas conductas son sancionadas por el Código Nacional de Tránsito y la autoridad se ejerce en la ciudad; sin embargo, la pregunta que flota en el aire es: ¿qué buscan estos grupos de taxistas? ¿Cuál es su verdadero objetivo con estas protestas? ¿Acaso caotizar? Lo interesante es que las peticiones del grupo que protesta son tan difusas como lo son sus verdaderos objetivos de cara a la opinión pública. De acuerdo con un volante que circula en redes sociales, entre otros motivos de protesta están: Continue reading El interés particular

Promesas deseadas para 2017

Representación icónica de la Sagrada Familia (Imagen: BancodeImagenesGratis.com)

Representación icónica de la Sagrada Familia (Imagen: BancodeImagenesGratis.com)

Querido Niño Dios. Te escribimos desde Colombia, esperando que tengas tiempo de leer nuestra carta. Como nos portamos muy bien este año, queremos pedirte que abras los corazones de las personas para que se puedan comprometer en 2017 a:

Continue reading Promesas deseadas para 2017

Peatones vs. vehículos

Irene Bello González (Foto: cortesía)

Irene Bello González (Foto: cortesía)

Por: Irene Bello González*

Para quienes con frecuencia somos peatones por elección y convicción, es decir, que preferimos caminar o usar transporte público antes que el vehículo particular para movilizarnos en nuestra ciudad; hay una pregunta que ronda la mente: ¿Qué pasa con la “relación” peatón-conductor de vehículo privado que más parece una lucha?

En nuestra ciudad se entiende de manera totalmente asimétrica, donde quien conduce ostenta cierta clase de poder frente al ciudadano de a pie, motivo por el cual se privilegia el paso por las calles (incluidos andenes) a los vehículos.

Nos ha ocurrido a todos que cuando transitamos por cualquier esquina o pasamos frente a un parqueadero nos debemos detener, temerosos de ser atropellados por algún vehículo y obviamente de manera muy “considerada” le cedemos el paso como si eso fuera lo correcto; por supuesto, en ocasiones, quien va conduciendo pasa casi sin mirar pues considera que es un derecho adquirido pasar primero, el mundo al revés como dirían los abuelos. Si nos conceden el paso, nos apresuramos a cruzar pues nos han hecho un gran favor.

La propuesta en la que pienso no es innovadora, es sencilla y obvia, se necesita promover cultura ciudadana para la movilidad sostenible, donde esta relación asimétrica se transforme en el sentido opuesto, es decir, la ciudad es de los caminantes y los vehículos (en especial el particular), son un medio que facilita la movilidad individual pero su tamaño, modelo y/o marca, no les da poder o superioridad a sus dueños sobre los demás ciudadanos.

La vida humana es el valor fundamental a respetar, se dice en todas partes, pero en el día a día de nuestras urbes claramente hay una primacía de los vehículos. ¿Cómo vamos a pensar en una nueva visión del mundo enfocados a la sostenibilidad, si en la cotidianeidad no somos coherentes? Con facilidad perdemos el sentido de integridad. ¿En verdad honramos nuestra palabra con los hechos?

*Irene Bello González es Psicóloga colombiana, directora 2007-2010 de la Revista RS, experta consultora en temas responsabilidad social y sostenibilidad. –
En 2014 en Colombia fallecieron 1.755 peatones en accidentes de tránsito, que equivalen a 27% del total de fallecidos por esta causa. Fueron lesionados 9.680 peatones, que equivalen a 22% del total de lesionados en accidentes de tránsito en Colombia (Fuente: Instituto Nacional de Medicina Legal. Forensis 2014).  Dentro de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), Chile tiene el porcentaje más alto de peatones fallecidos en accidentes de tránsito: 40% frente al total de víctimas fatales (Fuente: Comisión Nacional de Accidentes de Tránsito CONASET de Chile).